Hace unas semanas se hacía oficial el fichaje de Jorge Lorenzo por Yamaha para liderar su equipo de pruebas en Europa. Y es que el mundo de los pilotos probadores parece estar cobrando una nueva dimensión, tal y como hemos podido comprobar en el test de Sepang. Jorge Lorenzo no sólo ejerció como piloto probador durante dos días, sino que además, durante todos los entrenamientos hizo de coach de Valentino Rossi, Maverick Viñales y Fabio Quartararo. Todo ello lo pudimos comprobar a través de las imágenes que se difundieron en las redes, siendo la más anecdótica esa en la que vemos a Rossi escuchando muy atentamente las indicaciones de Lorenzo. El mallorquín no sólo estuvo en los boxes, sino que también se le vio en puntos clave del circuito observando y analizando atentamente a sus compañeros de marca. Y es que parece ser que ya no vale con tener pilotos de pruebas con experiencia en algún campeonato, se ha llegado a tal igualdad en MotoGP debido al reglamento actual, que cualquier otra estrategia permitida que sirva para encontrar alguna décima es crucial para marcar la diferencia.

Por ello que tener a un piloto probador que sea capaz de rodar a la misma velocidad que los pilotos oficiales, y buscar los límites de la moto tal y como lo hacen ellos en carrera, se puede convertir en la nueva arma para batir a los rivales. Dani Pedrosa fue el primero de los pilotos rápidos supercampeones que fichó como piloto probador y su trabajo empieza a dar sus frutos ahora, un año después de su fichaje. Y es que es tan complejo y tan complicado desarrollar una MotoGP por las restricciones del reglamento a la hora de introducir modificaciones con el campeonato en marcha, que un error en el camino a seguir durante la pretemporada puede dar al traste con toda una temporada. Es por ello que el nuevo camino a seguir pueda ser contar con un piloto probador rápido y que aún conserve esa velocidad, que pueda confirmar o descartar el correcto funcionamiento de las nuevas piezas desarrolladas por los ingenieros con una gran garantía. Y no sólo esto, sino que además su trabajo no se límite a piloto probador, sino que se haga extensible a hacer de coach de los pilotos de la marca, aportando un doble valor, ya puede darles unas indicaciones muy valiosas, viendo perfectamente las diferencias en el pilotaje, al conocer al dedillo el comportamiento de la moto y saber hacerla girar tan rápido como ellos. Y si además, esto lo rematamos con que ha sido campeón del mundo con esa moto, el éxito puede estar casi casi garantizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *